Veronica Roth habla sobre sus novelas

Leal lleva poco más de tres semanas en librerías españolas, y está siendo todo un éxito de ventas. El esperado desenlace de la trilogía Divergente llegó a su tercera edición en una semana, lo que equivale a nada menos que 40.000 ejemplares. Esto es una auténtica muestra del apoyo incondicional y el cariño de los seguidores de la saga, así que para agradecéroslo hemos decidido traeros unas palabras en las que la propia Veronica Roth, autora de la trilogía, habla sobre sus novelas. Sabemos que ahora que muchos habéis terminado la trilogía queréis seguir en el mundo de la autora un poco más mientras esperáis a que la película se estrene el 30 de abril, así que esperamos que os guste lo que Veronica tiene que contarnos. ¡Disfrutad!

 

VERONICA ROTH HABLA SOBRE LAS FACCIONES

Hace tiempo me preguntaron si inventé los vocablos de los nombres de las facciones. No lo hice, pero de forma intencionada elegí palabras poco familiares por unas cuantas razones. Una de ellas es que quería maquillar el significado de lo que representa cada facción, para que se pudiera averiguar tanto mediante la observación como a través del nombre de la facción en sí mismo. Otra razón es que las definiciones de las palabras más rebuscadas son las más específicas de maneras muy interesantes. Y la tercera es que, y aquí voy a ser honesta, suenan mucho mejor.

También hubo quien me comentó que los nombres de las facciones son sustantivos abstractos (Abnegación, Cordialidad, Verdad, Erudición y Osadía). Soy plenamente consciente de ello y fue algo que me planteé en las revisiones de los textos. No obstante, cada facción eligió su propio nombre de forma independiente, al igual que escribió independientemente sus propios manifiestos, y crearon sus propias costumbres y reglas de forma independiente (hasta cierto punto, claro está). A partir de estas premisas, intenté escoger los vocablos que representaban a cada facción sin considerar demasiado al resto de facciones.

VERÓNICA ROTH HABLA DE SUS MUNDOS UTÓPICOS

Si la ficción utópica se pusiera de moda, en lugar de la ficción distópica, no la leería.

Si consigues crear una utopía, creas un mundo sin conflictos, en el que todo es perfecto. Y si no hay conflictos, no hay historias que valgan la pena contar ni leer. Todo sería algo así como: «Jenny pensaba que no podía ser capaz de alcanzar el sueño de su vida de seguir sintiendo el sabor del malvavisco… ¡y lo logró!» o «El padre de John le dijo que no podía ir al cine, así que John se lo pidió muy amablemente y su padre  cambió de opinión». Me aburre solo pensarlo.

No obstante, si yo tuviera que crear una utopía, inventaría un mundo donde la gente viviera centrada en sus obligaciones morales y personales, y se esforzaran en ser las mejores versiones de ellos mismos. Tendrían permiso para elegir en la vida el camino que ellos quisieran tomar. Sabrían lo que se espera de ellos, tendrían un propósito claro y un gran sentido de identidad y pertenencia grupal. Y habría cinco facciones…

Eh, espera. Eso ya lo he hecho antes.

En serio, Divergente fue mi mundo utópico. Lo que quiero decir es que eso no fue lo que había planeado. Nunca me propuse escribir una ficción distópica (que es en lo que se convirtió cuando acabé de escribirlo). Me limité a escribir sobre un lugar que me pareció interesante, y sobre un personaje con una historia convincente, y a medida que construía ese mundo, me di cuenta de que esa era mi utopía. Y descubrí que mi utopía era un lugar terrible, y que nunca nadie debería haberme encargado de crear una sociedad perfecta.

Puede que sea un tanto deprimente comprobar que la visión que tengo de un mundo perfecto sea tan caótica, aunque considero que eso significa que en realidad no entiendo el significado de la palabra «perfecto». Para mí equivale a todo lo que guarda relación con virtudes y responsabilidades; puede que para otros signifique felicidad y paz, y las drogas de la felicidad deberían inyectarse en el suministro de agua, pero eso suena como una pesadilla, ¿no? Porque tú y yo sabemos que estamos equivocados en cuanto a lo que se considera «perfecto». No tenemos ni idea de la apariencia que tiene, y todas nuestras suposiciones son incompletas.

Esto me proporciona grandes esperanzas, porque si no sé lo que es «perfecto», entonces es algo que nunca podré llegar a alcanzar por mí misma. Lo que significa que puedo dejar de intentar ser perfecta y limitarme a amar a las personas que me rodean y todo cuanto hago. Más raro aún es el diario de Tris. Ella intenta ser altruista para averiguar si le gusta, y luego intenta ser valiente y, al final, lo que hace movida por el amor es más importante que cualquier virtud.

Puede que la ficción utópica se parezca a la ficción distópica, en función de la situación en que te encuentres. Para una persona con el corazón roto, un mundo que erradica el amor puede ser una utopía; pero para el resto de nosotros, no lo es. Para quien no tiene un plan, un mundo en que todo está planeado detalladamente puede ser una utopía; para aquellos de nosotros que preferimos elegir nuestra propia aventura, no lo es de ninguna de las maneras.

Así pues, puede que haya cambiado de opinión; puede que quisiera leer ficción utópica. O puede que ya lo esté haciendo. Qué idea tan siniestra.

7 Comentarios

  1. La peli sale el 11 no el 30.

  2. Ays, le tengo pánico a Leal, tengo la sensación de que habrá muertes que no soportaré T___________T. Y qué mal que retrasen el estreno >.<

  3. Me encantó el giro que tuvo esta mujer en su último libro, dejando claro que es algo más que una simple escritora de acción sin fundamento, y esta manera de hablar de las utopías y distopías tan inteligente no hace sino reafirmar el concepto que tengo de ella actualmente =)

  4. Me encantaria q siguiera escribiendo sobre la saga divergente, pq me ha enganchado mucho y quiero seguir leyendo. Porfavor q sacen mas libroos???

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top