Locos por las listas 3: Las mejores mascotas

Boris (Cuaderno para dos)

By Corpusdigitalis, CC BY-SA 2.0

By Corpusdigitalis, CC BY-SA 2.0 de

Boris probablemente sea el perro más desconocido de la lista, pero sin duda es uno de nuestros favoritos porque protagoniza una de las escenas más hilarantes de la literatura juvenil de los últimos años. Imposible no enamorarse de Boris con su entusiasmo de gigantón y su tendencia a meter a los protagonistas de Cuaderno para dos en los líos más embarazosos y divertidos.

 

«Boris, el perro que necesitaba pasear, resultó ser más bien un poni que necesitaba correr. Era un bullmastiff que me llegaba a la cintura, un joven macho con toneladas de energía que me arrastraba literalmente por todo Washington Square Park. Boris apenas me dejó tiempo de pegar en el árbol el cartel que había hecho. En medio había puesto la foto de la alerta roja junto con un mensaje que decía: SE BUSCA este adolescente, que no es un pervertido ni un matón, sino un chico a quien le gusta el yogur. SE BUSCA a este chico para que se explique».

Pincha aquí para leer el primer capítulo de Cuaderno para dos.

Temp y Tick (Gregor)

gregor-1_suzanne-collins_libro-MONL034Temp y Tick son graciosas, valientes, leales… y bueno… también son un par de cucarachas gigantescas, lo admitimos. Y es que solo el talento de Suzanne Collins podría convertir unos bichos tan universalmente odiados como las cucarachas en dos de los personajes más adorables que hemos conocido.

Se esforzó por recordar qué comían las cucarachas. Basura, comida podrida… ¿gente? No, no le parecía que comieran gente. Por lo menos, no las cucarachas pequeñas. A lo mejor sí que pretendían comerse a las personas, pero estas siempre se las apañaban para pisarlas antes de que les diera tiempo a intentarlo. Fuera como fuere, este no era el mejor momento de averiguarlo.

Pincha aquí para leer el primer capítulo de Gregor, las Tierras Bajas.

Patrick (Olvidados)

Fuente: By Dirk Vorderstraße - Own work, CC BY 3.0

Fuente: By Dirk Vorderstraße – Own work, CC BY 3.0

Patrick no es precisamente Lassie, si el pequeño Tim cae dentro del pozo, Patrick no sabrá rescatarlo. Hay que reconocerlo, Patrick no es el perro más brillante que haya existido jamás, pero se las arregla para sobrevivir en la ERA, hazaña que la mayoría de mascotas de Perdido Beach no logran. Este perro que debe su nombre a Patricio Estrella de la serie Bob Esponja acompañará a Lana en sus aventuras bajo la cúpula y sin duda conseguirá ganarse el cariño de todos los lectores.

Patrick no era un perro de novela que de repente aprendía a ser listo y heroico. No sacó a Lana de los restos humeantes, pero permaneció con ella la hora infernal que tardó en salir arrastrándose hasta la arena.

Pincha aquí para leer el primer capítulo de Olvidados.

Bernie Kosar (Legados de Lorien)

Bernie_KosarAunque gusta de adoptar la apariencia de un Beagle, Bernie Kosar (la mascota de John Smith) no es un perro cualquiera. Estamos seguros de que sin la presencia de BK, las aventuras de los descendientes de Lorien habrían tenido un final muy distinto y no precisamente bueno para nuestros protagonistas. Por cierto, el nombre loriense de BK es Hadley.

Henri suspira y se sienta en la mesa de centro, enfrente de mí. El beagle se sienta en mi regazo y le acaricio. Está muy sucio, y su pelaje está tieso y aceitoso al contacto. En la parte delantera del collar tiene una chapa en forma de balón. Se ve vieja, y se ha despegado la mayor parte de la pintura marrón que la cubría. La sujeto en mi mano, y veo que lleva el número 19 en una cara y el nombre BERNIE KOSAR en la otra.

Pincha aquí para leer el primer capítulo de Soy el número cuatro.

Buttercup (Los juegos del hambre)

Buttercup (1)También llamado el Inmortal, el gato Buttercup protagoniza una de las historias de amor más accidentadas de la saga. Al principio, su relación con Katniss es complicada y conflictiva, pero tanto Katniss como Buttercup aprenderán a quererse a través de todo tipo de peripecias y a pesar de los esfuerzos del Capitolio por separarlos.

Sentado sobre las rodillas de Prim, para protegerla, está el gato más feo del mundo: hocico aplastado, media oreja arrancada y ojos del color de un calabacín podrido. Prim le puso Buttercup porque, según ella, su pelaje amarillo embarrado tenía el mismo tono de aquella flor, el ranúnculo. El gato me odia o, al menos, no confía en mí. Aunque han pasado ya algunos años, creo que todavía recuerda que intenté ahogarlo en un cubo cuando Prim lo trajo a casa; era un gatito escuálido, con la tripa hinchada por las lombrices y lleno de pulgas. Lo último que yo necesitaba era otra boca que alimentar, pero mi hermana me suplicó mucho, e incluso lloró para que le dejase quedárselo. Al final la cosa salió bien: mi madre le libró de los parásitos, y ahora es un cazador de ratones nato; a veces, hasta caza alguna rata. Como de vez en cuando le echo las entrañas de las presas, ha dejado de bufarme.

Pincha aquí para leer el primer capítulo de Los juegos del hambre.

Y aquí acaba nuestra lista de las mejores mascotas, ¿nos hemos dejado alguna? ¡Compartid vuestra mascota de novela favorita en los comentarios! 😉

2 Comentarios

  1. Luchis Everdeen :)

    I love Buttercup

  2. Definitivamente, me quedo con Bernie Kosar *.*

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top