Entrevistas Adictivas 6: Raquel Herrera

Seguro que os habéis emocionado leyendo la saga Olvidados y es que las aventuras de Sam y compañía enganchan y te dejan con ganas de más. Por eso mismo, hoy os traemos una entrevista con su traductora al español, Raquel Herrera ¡quién mejor para hablarnos de esta saga tan especial!

Foto RHerrera

Lectura Adictiva: Eres profesora e investigadora especializada en Cultura y Arte Digital, ¿cómo llegaste al mundo de la traducción literaria?

Raquel Herrera: Bueno, en realidad, como le ocurre cada vez a más gente, soy una “mujer orquesta”. Llevo casi quince años traduciendo libros, pero sí, estudié Comunicación Audiovisual (soy doctora en Comunicación) y doy clases, conferencias, etc. Aquí tenéis un ejemplo breve de una charla (sobre traducción) que me invitaron a dar en Medellín, Colombia. La verdad es que siempre me he dedicado a escribir, me viene de familia, y me encantan los relatos, tanto si son novelas como películas o series. Me gusta pensar en imágenes, y el ordenador es mi compañero inseparable para ello.

 LA: ¿Cómo te enfrentas a una nueva traducción?

RH: Podría decir que es como entrar en la piscina. Al principio siempre notas el agua un poco fría, todo es nuevo, y por lo tanto un 192x300xolvidados_michael-grant_libro-MONL068-192x300.jpg.pagespeed.ic.fz6C41Ybt6AFX93CMXBKpoco difícil. Luego, al ir nadando, es decir, traduciendo, vas entrando en calor, y empiezas a entender y resolver mejor el texto. Además, Internet es mi mejor amigo en todo momento: dudas de expresiones, términos, canciones, poemas, se resuelven con páginas especializadas, diccionarios, el wiki de la saga (¡cuidado con los spoilers!)… todos ellos me han servido para dar una brazada tras otra. Una vez traducida la novela, intento dejarla reposar un poco, para finalmente darle varios repasos y entregarla. No puedes salir de la piscina hasta que no la has repasado una y otra vez.

 LA: La narración de Olvidados cambia a menudo de perspectiva, saltando de un personaje a otro, ¿esta particularidad constituyó un reto para ti como traductora?

RH: Sí, claro, pero también probablemente sea uno de sus elementos más interesantes. Lo más importante para mí era mantener y respetar la voz de cada personaje, el tono, la forma de hablar. Me preocupaba mucho si el personaje era repelente, o decía tacos, si hablaba mucho, o poco… y mantenerlo libro tras libro. Una de las cosas que hacía para que los personajes hablaran naturalmente era repetir los diálogos en voz alta, como si fueran de teatro, o de una película; así ves si funcionan. Otra cosa que hacía era escuchar a los chavales por la calle, ver cómo hablaban, qué cosas decían. Que fuera lo más realista posible.

 LA: Después de pasar tantas horas traduciendo la saga Olvidados, imaginamos que será imposible no encariñarse con los personajes, ¿algún favorito?

RH: ¡Imposible elegir! Como a muchos seguidores de la saga me encanta Lana, es genial, creo que tendría que tener su propia serie, daría mucho juego. También me parece muy interesante el recorrido que hacen Orc o Quinn, o el hecho de que Sam sea tan inseguro… Me encantan muchos personajes porque el escritor se esfuerza para que te pongas en su lugar, tanto si son chicos como chicas, buenos como malos, aunque no se parezcan nada a ti.

LA: ¿Cómo surgió el término ERA (Espacio Radiactivo Adolescente) que creaste para Olvidados?

RH: En inglés, creo que es Howard quien se inventa FAYZ (Fallout Alley Youth Zone) para describir el lugar donde se encuentran portadas Luz y Lightlos protagonistas. Además de unas siglas, FAYZ es otra forma de escribir phase (fase), y Howard dice algo así como “It’s just a FAYZ!” lo que podríamos traducir como “¡No es más que una fase!” en alusión tanto al lugar en sí como a la fase de la adolescencia (es una fase, porque luego se pasa).

En español no podemos usar “fase”, es demasiado largo y no sugiere bromas y juegos de palabras fáciles como las que hacen Howard y los otros chicos. Entonces se me ocurrió ERA, como “la era glacial”, porque a partir de E-R-A ya podía buscar tres palabras que sugirieran un lugar tóxico con gente joven dentro.

 LA: Los protagonistas de Olvidados tienen poderes espectaculares, si pudieses escoger, ¿con cuál te quedarías?

RH: No me gustaría que me salieran rayos de las manos, eso desde luego, jejeje.

Creo que lo que más me gustaría es ser invisible. Como me gusta escribir, me encantaría ir arriba y abajo y ver lo que hace la gente sin ser vista. O saltar de un sitio a otro en un instante, eso también estaría bien.

Tampoco me gustaría leer la mente… demasiada información.

 LA: Después de seis libros y de tantas emociones, ¿cómo te sentiste al despedirte de la saga con Luz? ¿Fue difícil decir adiós a Sam, Astrid, Drake, Lanna y los demás habitantes de la ERA?

RH: Claro, da penita. Te encariñas con todos, tanto con los malos como con los buenos. He estado traduciendo esta serie durante tres años, a razón de dos libros por año, 500 o 600 páginas por libro… son muchas aventuras. Claro que, al mismo tiempo, estaba deseando saber lo que pasaría, cómo terminaría todo.

 LA: ¿Qué es para ti la lectura adictiva?

RH: En primer lugar, que un libro te guste tanto que no puedas dejar de leer, claro. Pero también, que un libro te guste tanto tanto, que te entren ganas de escribir y contar tus historias a ti también. No se me ocurre nada más adictivo.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top