Cómo aplicar los principios de Osadía a la vida real

¿Has leído DIVERGENTE? Entonces sabrás que la sociedad a la que nos traslada la trilogía está dividida en FACCIONES.

La elección de tu facción te transforma, delimita quiénes son tus amigos, define tus creencias y lealtades para siempre. Puede que si tú vivieras en el Chicago distópico de Veronica Roth no hubieras elegido Osadía (los valientes), como hizo Tris, sino otra facción como Verdad (los sinceros), Abnegación (los altruistas), Cordialidad (los pacíficos) o Erudición (los inteligentes).

Pero… no estamos en esa sociedad y la verdad que muchas veces aunque no seamos Tris no nos vendrían mal dosis de Osadía. 😉 

En este post vamos a plantearnos cómo sería adoptar la seguridad y valentía de Osadía en nuestro día a día.

Situación 1. Tener que elegir

La vida está llena de decisiones, algunas más importantes que otras. Ser indeciso puede resultar a veces un quebradero de cabeza. En Osadía no hay espacio para la duda, se actúa y punto.

¿Qué pasaría si dejáramos de darle tanto peso a todas esas decisiones que no son tan importantes? Simplemente relativizar, elegir y punto. Camiseta azul o roja, libro tal o cuál, llevar el paraguas o dejarlo. Pocas decisiones de este tipo son irreversibles o tienen un impacto heavy en nuestra vida. ¡Así que adelante! Nosotros nos apuntamos a decidir y punto, ¡y si llueve pues ya me refugiaré!

Situación 2. Tengo que hacer deporte

En Osadía lo tienen claro, entrenan y están en estupenda forma física. Quizás te encanta el deporte y lo practicas a menudo, o quizás… no te mola y consideras que no es lo tuyo, pero la verdad es que siempre nos recomiendan que hagamos ejercicio.

No importa llegar al nivelón de los Osados… pero, decide qué es lo que gusta, bailar, caminar, ir en bici… lo que más te motive para mover el ¡esqueleto! Todo es proponérselo.

Situación 3. Tengo miedo….

Me da miedo… lo que piensen, suspender el examen, me da miedo que no salga bien… En Osadía no hay miedos que valgan. ¿Viste cómo saltó Tris? En tu día a día dudamos que te veas en situaciones así pero…¿qué tal incorporar el SER VALIENTE a nuestra vida? Dejar atrás los miedos, que solo nos complican la vida. Y si hay algo que se te resiste pide ayuda. Pedir ayuda también es ser valiente.

Situación 4. Ayudar a otros

Los miembros de Osadía lo tienen claro, creen en el deber de defender a aquellos que no pueden hacerlo por sí solos. ¿Te has planteado alguna vez todo lo que podrías hacer por otras personas? Piénsalo, ¿qué se te ocurre? Y, ¿qué tal si lo haces? Incorporar esta actitud en el día a día es bien: ceder el asiento a alguien en el bus, dejar pasar, ayudar a alguien que lo necesite…

Situación 5. Salir de la zona de confort

Esta va muy relacionada con la anterior. En Osadía, Beatrice decidió salir de su zona de confort y eligió Osadía. Salir de la zona de confort hace que descubramos cosas nuevas. Apuntarse a planes que antes ni hubieras imaginado, leer géneros literarios que ni te habías planteado… Lo que sea, ¡pruébalo!

¿Alguna situación más a la que incorporar esas dosis de Osadía? 😋

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top