11 frases de El secreto de Emmaline que llegan al corazón

Hoy hemos seleccionado 11 preciosas frases de El secreto de Emmaline, de Megan Shepherd. Una historia que nos sitúa en un episodio poco conocido de la Segunda Guerra Mundial cuando muchos niños de ciudades de Inglaterra, los más enfermos, fueron evacuados a la campiña, a hospitales especiales. Emmaline es una de esas niñas. Pero ella es especial.

11 frases de El secreto de EmmalineEl secreto de Emmaline es uno de esos libros que no sabe de géneros ni edades, y que va más allá para llegar al corazón de los lectores de cualquier edad. Una historia entrañable, mágica y conmovedora.

Os dejamos con nuestra selección de citas de la novela:

1.”Se me da muy bien guardar secretos. Y este secreto —este caballo— es mi secreto. Algo solo para mí.”

2. “He oído que los caballos son capaces de oler si una persona es buena o no. Imagino que la fragancia se asemeja a las flores, tal vez de lavanda o de salvia rusa, pero no de rosas, porque incluso los caballos saben que las rosas tienen espinas.”

3.”Hay misterio en las personas silenciosas. Las aguas estancadas de la superficie pueden ser bravas en las profundidades.”

4. “La hiedra forma una escalera retorcida y es fácil trepar por el muro del jardín. Al otro lado, me dejo caer en un lugar olvidado.”

5. “Un caballo asoma la cabeza por la esquina. Es casi por completo blanco: tiene largas cuerdas de crines blancas y sedosas, y un hocico suave y gris, y alas, unas alas blancas como la nieve, unas alas que son suaves, gigantes y reales.”

6. “El chocolate significa para él lo mismo que para mí, que para todos nosotros. Un descanso del pan seco y las alubias caldosas. Un recuerdo dulce, algo solo para ti, algo de antes.”

7. “Sí existen —replico—. Solo que no en nuestro mundo. Viven en el otro mundo, en el que hay detrás de los espejos. Si miraras los verías.”

8. “Puede que el mundo del caballo alado sea siempre así: hermoso y blanco, blando y frío.”

9. “Anna tose llevándose el pañuelo a la boca. Algo se agita también en mis pulmones, sigiloso y espeso como el agua de las ciénagas.”

10. “Suspira, se ajusta el pasador que lleva en el pelo y abre su Manual de la flora y la fauna para el joven naturalista por una de sus muchas páginas manoseadas. Alza la cabeza y entonces Anna me regala una de sus sonrisas cálidas y suaves. Pero esta vez no consigue mitigar la tos con un pañuelo. Hace que toda la cama tiemble.”

11. “Supongo que los caballos perciben muchas cosas de las personas.”

¿Has leído EL SECRETO DE EMMALINE? ¿Añadirías alguna frase más?

 

 

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top