10 frases de LA MALDICIÓN DE LOS GRACE que harán que lo quieras leer (del tirón) :)

La maldición de los Grace de Laure Eve

 

1- Summer Grace, la más joven, tenía quince años. Replicaba a los profesores cuando nadie más se atrevía a hacerlo. Llevaba el clásico pelo rubio teñido de negro azabache y siempre se maquillaba los ojos con kohl negro e ingentes cantidades de sombra.

2- Thalia y Fenrin Grace eran, a sus diecisiete años, los mayores. Eran mellizos. Thalia era esbelta, ágil y de aspecto lánguido. Eran muchas las que intentaban imitarla.

3 – Y luego estaba Fenrin.
 Fenrin.
 Fenrin Grace. Era el Pan del instituto. Más rubio que su melliza, tenía el pelo bastante largo. Era muy delgado, y sonreía siempre con tanta arrogancia como desgana. Y yo estaba perdidamente enamorada de él. Toda chica con ojos en la cara amaba a Fenrin.

4 – Noté su mirada clavada en mí e intuí su curiosidad. Pero, en lugar de decirle algo, seguí andando y pasé junto a él. En el último momento, dirigí la mirada hacia él y, antes de ruborizarme trágicamente, arqueé una ceja, en un gesto que quería decir: «¿Qué pasa?». Y también: «Sí, te veo, y ¿qué?».

5 – Summer se comportaba siempre como si le importarse una mierda lo que los demás pensaban porque, de hecho, lo que los demás pensaban le importaba una mierda. Y funcionaba.

6 – Hablamos de lo embriagador que resultaba perderse en otro mundo hasta el punto de olvidarse de la propia realidad. Para mí, ese mundo eran los libros. Para ella, la música.

7 – No debéis quedaros nada dentro. No debéis pensar en otras cosas. Estamos hablando de magia, y la magia no es fácil. Si os desconcentráis perdéis energía. Si perdéis energía, el conjuro no funciona. Summer era lo más de lo más.

8 – Había deseado que se me acercara al día siguiente, que murmurara que no sabía qué le ocurría pero que necesitaba saber si yo tenía planes para esa noche. Esas cosas solo pasan en las películas. En el fondo, me alegraba de que no hubiera sido así, porque me habría parecido todo muy falso.

9 – Hace dos semanas empecé mi propio LIBRO DE LAS SOMBRAS. Una especie de diario en el que las brujas anotaban sus conjuros, conocimientos y observaciones.

10 – Todos los años, sin excepción, ocurría algo malo después del cumpleaños de Thalia y Fenrin. Era el particular viernes 13 de la ciudad. Era el castigo por haberlos juzgado.

¿Ganas de leerlo? ¡Empieza con los primeros capítulos de La maldición de los Grace aquí!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top